Oporto, Portugal

Escapada a Oporto 2noches

El viaje a Oporto ha sido un regalo de Diego para mí, una sorpresa que me dio en septiembre del año pasado. Fue una de las mejores decisiones para escapar de la rutina, a los dos nos dieron unos días en el trabajo, y aunque sólo fueron dos noches, fue un viaje de lo más completo.

Desde Asturias fuimos en coche, salimos del trabajo y nos pusimos en marcha. El trayecto lo recuerdo como uno de los mejores en coche, son unas 5horas aproximadamente. Me encanta conducir y teníamos tantas ganas de llegar que a penas paramos durante el camino, solo lo necesario.

El cielo como veis se iba poniendo de un montón de colores al atardecer, ya casi estabamos llegando a Oporto, habíamos reservado con Airbnb un apartamento dúplex muy chulo, pero al llegar no nos acordábamos que allí hay una hora menos, así que aparcamos cerca del apartamento y fuimos a dar una vuelta por la zona.

Desde la parte alta, vistas al Puente Luis I

Ya había llegado la hora de ver el apartamento aquí os dejamos unas fotos del edificio por fuera, y alguna del interior.

Como veis el apartamento tenía cocina y todo lo necesario, aunque no la utilizamos. Teníamos dos baños y la habitación en la planta de arriba, la anfitriona nos dejó un bonito detalle de bienvenida, así que nos tomamos una copa en casa (como no podía ser de otra forma una buena copa de vino de Oporto) y después fuimos a cenar en busca de las famosas francesinhas. 

 La verdad es que una francesinha para cenar no es de lo más saludable, pero siempre nos gusta probar la cocina típica cuando viajamos, además comer es un verdadero placer para los dos. Si queréis saber en qué consiste, ahí va: pan de molde, lomo de cerdo, hamburguesa de ternera, salchichas, jamón york y queso, todo ello envuelto en queso fundente y salsa piri-piri (un poco picante). Vamos una especialidad de lo más “light”

Encima te la aderezan con bien de patatas, incluso un huevo frito si lo pides jajaja.

Por la mañana queríamos ver muchas cosas, así que fuimos pronto a dormir.

Al día siguiente ya entraba el sol por las contraventanas de la habitación cuando nos despertamos. En pleno septiembre y hacía un sol espectacular!

Fuimos a dar un paseo por el casco antiguo de la ciudad, queríamos ir a tomar café a la mítica cafetería Majestic, pero estaba cerrada 😦  Aún así nos acercamos para verla por dentro!

Seguimos con nuestra ruta y nos encontramos con capela das Almas, la fotografiamos y la visitamos por dentro, los azulejos blancos y azules son típicos y característicos en la arquitectura portuguesa a mi me encantó, fue la primera que vimos y ya sabía que el resto del recorrido iba a ir en esa línea por lo poco que había leído.

Las calles empedradas le dan un rollo muy especial, nos gustan los sitios con história, y Oporto es uno de ellos. 

A mi me encanta el arte, y ya en el apartamento tenía una sonrisa de oreja a oreja porque el salón estaba lleno de ilustraciones de Paula Bonet , a los que no la conozcáis es una ilustradora catalana que me encanta. (La propietaria tiene muy buen gusto pensé nada más llegar…)

Ilustraciones de Paula Bonet
Entrada a la Capela das Almas

Cuando entramos dentro estaban en misa, así que por respeto (algo obvio pero poco tenido en cuenta por los turistas que van cámara en mano…) no hicimos ninguna foto.

Después seguimos con nuestro paseo, queríamos visitar el mercado de Bolhao…pero también estaba cerrado! Nos lo habían recomendado, tiene un aspecto bastante decadente, desde luego no tiene nada que ver con los puestos impresionantes del mercado de la Boquería en Barcelona, no lo pudimos ver en su esplendor pero tiene su encanto (a mi lo viejo me gusta de siempre jaja).

De camino visitamos la estación de Porto-Sao Bento, es preciosa, con sus azulejos característicos. Fue construida en el siglo IX sobre el antiguo convento de Sao Bento, de ahí su nombre. Nos imaginábamos como sería esa estación en otra época (sin móviles, ni cámaras de fotos…con ropa y relojes de la época etc) Y sobretodo con aquellas preciosas maletas de cuero (sin ruedines), parejas reencontrandose o despidiendose (las paredes de una estación de tren han tenido que vivir tantas historias…)si alguien del pasado volviese se sorprendería de lo admirada que es hoy en día esta estación.

 

Romanticismos aparte, nuestra siguiente parada fue la Torre de los Clérigos , hay que pagar una pequeña entrada, no recuerdo si es 2 o 3€, y tienes acceso a su torre, desde allí se tienen una de las mejores vistas de la ciudad

Fachada de la Torre de los Clérigos y típico turista que quiere que le recuerdes!
Interiores

Como veis Diego es muy de ir haciéndome fotos todo el camino …

Yo iba la primera, a pesar de que tengo algo de miedito a las alturas, tenía muchas ganas de llegar arriba del todo. Y aquí está:

Vistas desde la Torre dos Clérigos

Después de pasar un rato disfrutando de las vistas decidimos ir a tomar algo.

Y lo hicimos aquí en la plaza de la Batalha, justo al lado de la Iglesia de San Ildelfonso

El casco antiguo de Oporto es Patrimonio de la humanidad, lo pasamos muy bien recorriendo su calles estrechas y empedradas. Descubrir nuevos escenarios siempre nos pone muy contentos y Oporto te sorprende en cada rincón…a mi que me encantan los rótulos y me flipaba ver estas reliquias gráficas (es deformación profesional, igual que las ilustraciones de Paula Bonet, no os preocupéis si no entendéis nada jajaja)

 Otra de las visitas que hicimos fue a la libreria Lello catalogada como una de las más bonitas del mundo, y es verdad es muy especial y auténtica, aunque la cantidad de gente que la visita hace que pierda encanto, habíamos leído que no se podía fotografiar, pero nada más llegar allí nos dimos cuenta que todo el mundo sacaba el móvil para llevarse su recuerdo, así que hicimos lo mismo!

Se me olvidó contaros que cobran entrada, pero podréis descontar el importe de vuestra entrada si compráis algún libro. Nos pareció bien este sistema, porque de esa forma no se masifica la visita y además se promociona la venta de libros, recordar que es una librería (venden libros)

En Oporto todo está cerca, esta foto la hicimos al lado de la libreria Lello. De todas formas una de las cosas que podéis hacer si no os gusta mucho caminar es coger el tranvía para recorrer el centro antiguo, una línea con la que podréis hacerlo es la 22.

 A nosotros nos gusta caminar así que lo recorrimos andando y además aprovechamos para parar en varios mercadillos de artesanía, de los que nos trajimos alguna cosilla para casa.

Después de comer fuimos a dar un paseo a orillas del río Duero

 y aprovechamos para entrar en un sitio árabe a tomar el té y fumar una shisha (esto no es muy portugués…pero nunca desaprovechamos la oportunidad de tomar té!)

Ya estaba atardeciendo, si os gusta el vino otra de las cosas que podéis hacer es ir a Vilanova de Gaia a una bodega para probar o hacer una cata de vino.

Para poner el broche final a la última noche en Oporto decidimos cenar en uno de los restaurantes con vistas al puente Luis I , esta vez elegimos pescado, que estaba buenísimo y lo acompañamos de una copa de vino

Nos sorprendieron los precios económicos que tenían en la carta la verdad, a diferencia de cualquier otra ciudad europea, cenar con vistas a la “atracción principal” de la ciudad nos resultó barato.

Al fondo nos acompañaba la luna llena, ¿Se puede pedir más?

Después de cenar aún nos quedaban cosas por hacer.

Otro de los atractivos de Oporto, es tomarse una copa de vino en uno de los muchos locales con música en directo.

Gracias a mi chico por hacerme sentir tan libre y felíz esos días y el resto.

Si tenéis una escapada pendiente, Oporto es un buen destino para ver en dos o tres días, como os contamos hace poco en instagram, este año ha sido elegido como uno de los mejores destinos europeos.

Espero que os haya gustado, y quién no lo conozca se anime. Muchos besos desde Asturias !

Si queréis reservar un apartamento en vuestro próximo viaje aquí os dejo el enlace para que os aprovecheis de 35€ de descuento en vuestra reserva, y de paso nos den a nosotros otros 20€ después de vuestra estancia.

Anuncios

2 comentarios en “Escapada a Oporto 2noches”

  1. Que buena escapada a Oporto y que bien redactada. Yo al vivir en Santiago de Compostela y quedarme relativamente cerca esta ciudad, intento escaparme al menos 1 vez al año porque estoy completamente enamorado de nuestro país vecino: sus calles, su comida, su gente e, incluso ese toque de nostalgia y romanticismo que desprende.
    Una gran idea la de Diego que habéis disfrutado mucho por lo que he leído.
    Saludos desde Galicia

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s