Indonesia

Monkey Forest: un paseo por el libro de la Selva

monkeyforest

vuelostitu

horario

Precio de la entrada: 50.000 IDR

El Monkey Forest Sanctuary es una reserva natural de más de 27 hectáreas. Dentro de ella hay varios templos protegidos por la naturaleza característica de la isla y sobretodo vigilados por el grupo de monos que habitan allí. En total hay unos 678 monos (macacos de cola larga)

IMG_20170517_211041 (1).jpg

En la entrada al bosque hay un cartel que explica las indicaciones que se deben seguir:

  • No tocar a los monos
  • No mirarlos directamente a los ojos, sobretodo a los adultos
  • No darles de comer
  • Si se les está dando un plátano, no jugar a quitárselo, puede ser peligroso
  • Sobretodo a las crías que están con sus madres hay que procurar no acercarse demasiado.

Bueno después de todas estas recomendaciones/sugerencias uno entra en conflicto porque si no se les puede dar de comer, ¿porqué hay puestos de venta de plátanos dentro del recinto?

DSC_0568.JPG

Nosotros nos imaginamos que no se les puede dar cualquier tipo de alimento que no sea conveniente para ellos y por eso se recomienda no introducir comida del exterior … Es verdad que si te apetece darles un plátano, puedes pedir ayuda a los cuidadores o guardas del bosque para que estén a tu lado mientras lo haces (por mayor seguridad).

dav
Este es un mapa del recinto par que os hagáis una idea, sale la dirección (para los amantes de los mapas impresos y que pasan del google maps es perfecto) y la página web que está en castellano también.

La verdad que nada más entrar, inocentes de nosotros, pensábamos que no se nos iba a acercar ninguno, que estarían bastante a su rollo por los árboles y que pasarían de nosotros, acostumbrados a tanto turista nada hacía presagiar que iban a fijarse en este par de asturianos…

Me encantan los monos, aunque reconozco que también me dan algo de miedo…no olvidemos que son animales y que pueden reaccionar de cualquier forma, evidentemente no me parecieron peligrosos (supongo que la cosa frente a un gorila cambiaría) (supongo no, seguro) así que como los vi tan pequeños y simpáticos, me lancé a comprar plátanos…

DSC_0602
Aún no había descubierto los dientes que tienen jajaja

Si me hubiese encontrado con esta preciosidad la primera, la cosa hubiera cambiado un poco, como podéis ver tiene unos colmillos bastante importantes…

Tenemos un vídeo de ese momentazo, pero estoy teniendo problemas para subirlo aquí…tal vez no pueda con esta versión gratuita de wordpress 😛 no estoy segura, si alguien me lee y sabe como hacerlo, que me escriba, y actualizaré la entrada!

Os cuento: yo compré los plátanos e iba más felíz que una perdíz…aunque con poca fé de que se me acercaran (la poca fé me duró una milésima de segundo) al instante de recoger los plátanos y girarme, ya tenía al primero encima, fue casualidad que Diego estuviera grabando, y la verdad pasé algo de miedo, sobretodo porque aún no me había atado el pelo (chicas, atároslo!)  y claro cuando tienen que trepar, lo hacen por donde sea! Incluida mi melena!
En cuestión de segundos ya me habían atracado literalmente y me había quedado sin plátanos, contuve la respiración, y después de quedarme sin mis plátanos me estuve riendo un buen rato y viendo una y otra vez el vídeo del móvil con Diego.

La sensación es indescriptible, sentí mucha felicidad!! Más tarde compré más plátanos por supuesto, quería disfrutar de ese momento más veces, pero la siguiente vez ya estaba prevenida y supe guardármelos bien!!! Mirad, yo no se si es bueno, malo o regular darles plátanos, pero allí los venden y lo cierto es que yo fui muy felíz y creo que cada plátano que se comieron, lo disfrutaron 😉 

DSC_0422

Ellos campan a sus anchas por todo el bosque, la verdad que no vimos ningún incidente con ningún turista, aunque nos sorprendió bastante, porque los pobres tienen muy mala fama. Nuestra opinión es que hay que hacer la visita con respeto y sobretodo seguir las indicaciones de los guardas, si os llaman la atención porque estáis muy cerca y demás, hay que hacerles caso, pero bueno sobretodo guiaros por vuestro sentido común, es lo único que os podemos decir. Nosotros nos acercamos más de la cuenta en algunas zonas que no estaban muy vigiladas, pero sabiendo hasta dónde y cómo, no se puede ir corriendo ni dando voces o asustándolos, parece algo obvio pero seguro que más de uno se llevaría un susto por esto. También es importante no llevar bolsos o gafas de sol puestas en la cabeza, ese tipo de detalles son muy golosos para ellos, si nosotros estuviéramos expuestos al público también les haríamos putadas (hay que reconocerlo).

A lo largo del camino fuimos encontrándonos con varios, a Diego no paraban de subírsele monos encima ( y yo muerta de la envidia tuve que recurrir a los plátanos) la verdad que tuve alguno muy cerca de mi cara, tanto que pude comprobar que mi gato huele infinitamente mejor que ellos. 

DSC_0533DSC_0489.JPG

Son un poco bruscos al subirse, pero nuestra experiencia aquí ha sido muy positiva y la recomendamos a todo el mundo que vaya por Ubud, los templos, el cementerio y todo lo que se encuentra dentro de la reserva parece sacado del libro de la selva, nos encantó!

DSC_0523
Esta es una de las puertas a uno de los templos que hay en el interior, ¿no es preciosa? Todo en Bali dan ganas de fotografiarlo!
DSC_0675
Fue muy divertido ver como interactúan entre ellos, y como se cuidan los unos a los otros.

DSC_0412

Nosotros estuvimos como unas dos horas, no podíamos dejar de mirarlos, y a este bebé nos lo traeríamos para casa, qué MONADA. 

Seguro que muchos habéis visto la película en la que trabaja Julia Roberts (Come, reza, ama) que está rodada en parte en Ubud, pues mientras paseábamos por el cementerio ¿adivináis a quién nos encontramos?

¡KETUT! Bueno no creemos que sea él, pero nos llamó la atención, tal vez sea un nombre común balinés. 

DSC_0669
Dentro del recinto hay templos que no se pueden visitar, están reservados para las personas que van a rezar
DSC_0473
Los macacos parecen estar bastante familiarizados con las tradiciones…

Hasta aquí nuestra experiencia en este increíble lugar, nos sentíamos en deuda con ellos porque fueron muy cariñosos con nosotros…(recibimos algún que otro masaje, y tirón de pelo también jajaja, pero no lo olvidéis: son animales, y tienen curiosidad por nosotros!) 

monisssss

Esperamos que os haya gustado, y sobretodo a los que tengáis pensado ir, que los disfrutéis tanto como nosotros.

Anuncios

4 comentarios en “Monkey Forest: un paseo por el libro de la Selva”

  1. Os ha quedado genial el post chicos, debe ser increíble estar ahí. Ahora queremos ver el vídeo!! Jajaja a nosotros como aún somos WordPress tampoco nos deja subir, hay que pagar un plan para ello… Un saludo 😘

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s